articulos publicados

Complicaciones en el diagnóstico del TDAH: Diferencias entre padres y profesores.

Resumen

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es una de las alteraciones de inicio en la infancia que con mayor frecuencia se encuentran en la práctica clínica. La estimación de su tasa de prevalencia está en función de los instrumentos utilizados para el diagnóstico. Un correcto diagnóstico del TDAH implica el uso de diferentes instrumentos de evaluación y el análisis de distintas fuentes de información (padres y profesores), que den cuenta de los problemas que presenta el menor. El objetivo principal de nuestro estudio fue determinar el grado de acuerdo entre los padres y los profesores con respecto al posible diagnóstico de TDAH. La muestra inicial de nuestro estudio estuvo compuesta por 95 pacientes que fueron derivados a la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil (Hospital de Día) de Algeciras por posible diagnóstico de TDAH. Los resultados mostraron diferencias estadísticamente significativas entre los padres y los profesores

 

Discusión

El primer objetivo de nuestra investigación fue el de determinar en qué medida la utilización de pruebas

diagnósticas estandarizadas permite realizar un diagnóstico de TDAH más certero, evitando de este modo

considerar como niños hiperactivos a aquellos que no lo son. Los resultados de este estudio han constatado que al utilizar el cuestionario EMTDAH (en sus dos formas: padres y profesores) con una muestra inicial de 95 pacientes, de los cuales se sospechaba un TDAH según los criterios DSM-IV-TR (10), entre el 30 y el 40 % de la muestra fueron considerados falsos positivos (según criterio de los padres o profesores respectivamente). Estos datos están en consonancia con lo descrito por Swanson y cols. (32), quien encontró que la tasa de prevalencia del TDAH disminuía a medida que se utilizaban instrumentos de evaluación estandarizados y con mayores índices de fiabilidad y validez.

En base a estos resultados, compartimos la recomendación propuesta por Orjales (1) de que, aunque se cumplan los criterios diagnósticos establecidos por el DSM-IV-TR, se hace necesario realizar una evaluación más completa que permita determinar con una mayor probabilidad de éxito un diagnóstico más veraz del TDAH.

Por lo que respecta al segundo objetivo de nuestro estudio, que era el de analizar las discrepancias entre la

información proporcionada por los padres y la proporcionada por los profesores, merece la pena señalar que, aunque resulta estadísticamente significativa la concordancia acerca de la existencia de un TDAH entre ambas fuentes de información, existen discrepancias en el 23,4% de la muestra, de tal forma que el 14,3% de los menores son considerados TDAH por sus padres y no por los profesores y el 9,1% son considerados TDAH por los profesores y no por los padres.

Haciendo un análisis más exhaustivo de estas discrepancias, se ha constatado en la presente investigación que existen diferencias estadísticamente significativas entre los padres y los profesores en las variables “agresividad”, “déficit en rendimiento académico”, “atención-hiperactividad”, “ansiedad” y “retraimiento”, las cuales se midieron con el cuestionario de “Escala de Áreas de Conductas-Problema (EACP)” (en sus dos formas: padres y profesores). En este sentido, son los padres los que mayores problemas ven en relación a sus hijos, considerándoles más agresivos, con peor rendimiento académico, más hiperactivos e inatentos, más ansiosos y menos retraídos. Este resultado discrepa de lo señalado por Moreno (33), quien encontró que eran los profesores, y no los padres, los que realizaban valoraciones más negativas de los menores, y que dichas valoraciones afectaban a los porcentajes de incidencia del TDAH.

Más recientemente, Servera (24) aporta evidencia a la tendencia a sobrediagnosticar que tienen los progenitores, asumiendo que éstos tienen un menor número de referencias para comparar a sus hijos que las que pudieran tener los profesores.

Si bien es cierto que, en términos generales, los padres y los profesores son fuentes fiables para la identificación de los síntomas del TDAH (34), las discrepancias que en ocasiones aparecen entre ellos (como así se constata en nuestro estudio) pueden dificultar notablemente el adecuado diagnóstico del trastorno por parte del psicólogo o del psiquiatra. Coincidiendo con lo señalado por Moreno (2) y Orjales (1), las causas de estas discrepancias habría que buscarlas en dos aspectos fundamentales: por un lado, a las distintas expectativas y exigencias de los padres y los profesores con respecto al comportamiento de los menores, lo que les llevaría a considerar de diferente manera la “hiperactividad normal” y, por otra parte, al grado de tolerancia de los evaluadores, de tal forma que un niño con un cierto grado de hiperactividad podría ser considerado normal si es evaluado por un adulto tolerante, mientras que si le evalúa otra persona podría ser valorado como hiperactivo.

No obstante, no debemos olvidar que tomar en consideración las distintas perspectivas o fuentes de información puede favorecer una evaluación más completa de las necesidades del niño (19).

En concordancia con la recomendación de realizar una evaluación multi-metodológica, en la que se utilicen

diferentes procedimientos de evaluación y distintas fuentes de información (padres y profesores) (8, 1, 20), los resultados de nuestra investigación han demostrado que las variables que mejor predicen que los padres o los profesores consideren que los menores tienen un TDAH son: las variables conductuales “atención-hiperactividad “, “rendimiento académico”, “retraimiento” y “agresividad” (todas ellas en el ambiente escolar).

A modo de conclusión, los resultados de esta investigación ratifican las recomendaciones hechas por la mayoría de los autores, al considerar necesario realizar el diagnóstico de TDAH desde una perspectiva multi-metodológica y multidisciplinar, utilizando diferentes procedimientos de evaluación (criterios diagnósticos DSM-IV-TR o CIE-10, instrumentos específicos para el diagnóstico de TDAH y otros instrumentos que evalúen otras variables conductuales relacionadas con el TDAH) y analizando las distintas fuentes de información (padres, familiares, profesores y al propio niño).

 

AVENIDA DE ESPAÑA 55 OFICINA 38 2º PLANTA

41704 DOS HERMANAS (SEVILLA)

TELÉFONO 954722345